Guthrie, Janet (1938–)

Piloto de autos estadounidense y primera mujer en clasificarse y competir en las 500 Millas de Indianápolis. Pronunciación: GUTH-ree. Nacida Janet Guthrie el 7 de marzo de 1938, en Iowa City, Iowa; hija de Jean Ruth (Midkiff) Guthrie y William Lain Guthrie; asistió a la Escuela de Florida para Niñas de MissHarris; se graduó en la Universidad de Michigan, B.Sc en física, 1960.

Se mudó de Iowa City a Nueva York, Atlanta y luego a Miami (1941); asistió a una escuela privada en Florida; comenzó a volar a los 13 años, solo a los 16, y tuvo su licencia de piloto comercial a los 19; trabajó en Republic Aviation en la división aeroespacial, Long Island, Nueva York; obtuvo su licencia de competición del Club de Autos Deportivos de Long Island (1962); obtuvo su licencia del Club de Autos Deportivos de América (1963); solicitó ser una de las primeras científico-astronautas (1965); trabajó como física y piloto de automóviles no profesional; participó en el Campeonato Internacional de Fabricantes de 24 horas en Daytona (1966); terminó con éxito en nueve carreras consecutivas del Daytona 24 horas, Sebring 12 horas, y Watkins Glen 500 carreras de resistencia (1964-70); fue segunda en clase en la carrera de Watkins Glen (1965); fue segunda en clase en la carrera de Sebring (1967); ganó el Premio Gobernador de Florida en Sebring (1968); tomó un trabajo como editora técnica para Sperry Rand (1968); fue primera en clase en la carrera de 12 horas de Sebring (1970); participó en el Campeonato de Carreras de Carretera del Atlántico Norte (1973); hizo trabajo de relaciones públicas para Toyota (1975); se convirtió en la primera mujer en ingresa y pasa la prueba de novato en las 500 millas de Indianápolis (1976); fue la primera mujer en competir en una carrera de superspeedway de NASCAR (Asociación Nacional de Carreras de Autos de Stock) (1976); compitió en cuatro carreras de Indy-car en otras pistas; fue la primera mujer en calificar y competir en las 500 Millas de Indianápolis (mayo de 1977); terminó novena en las 500 Millas de Indianápolis (1978).

Janet Guthrie se abrió camino en las filas de las carreras de automóviles para ganar reconocimiento nacional en varios niveles, pero el ascenso no fue fácil. Los establecimientos de carreras de Indy-car y stock-car estaban dominados por hombres, y no tenían prisa por abrir el circuito a las mujeres. Hasta 1972, cuando la prohibición de género fue levantada por una demanda, a las mujeres ni siquiera se les permitía entrar en el área del garaje o en los boxes de Indianápolis. Después de eso, algunas mujeres habían anunciado públicamente su intención de competir en Indy, pero luego se desvanecieron.

El 29 de mayo de 1977, Janet Guthrie atravesó hábilmente la barrera. Pero mucho después de haber demostrado que una mujer podía calificar y conducir en la Indy 500, mucho después de haber demostrado que las carreras de autos dependen de la habilidad, la coordinación y el coraje, a Guthrie todavía se le preguntaría: «¿Puedes competir físicamente con los hombres?»Una mujer alta y elegante, con cabello castaño claro y ojos color avellana, la respuesta de Guthrie siempre fue educada, reconociendo un comentario hecho por primera vez por la piloto belga Christine Beckers : «Conduzco el coche, no lo llevo.»

Janet Guthrie nació en Iowa City, Iowa, el 7 de marzo de 1938, hijo de William Lain Guthrie y Jean Midkiff Guthrie . La mayor de cinco hijos, provenía de lo que ha descrito como una familia de libros y excéntricos. Su padre, a quien consideraba un cruzado, operaba el aeropuerto de Iowa City y expuso la práctica de las aerolíneas de arrojar combustible de avión desde el aire después del despegue, una revelación que rápidamente trajo reformas dentro de la industria. Cuando fue contratado como piloto para Eastern Airlines, se mudó con su familia a Miami, donde Janet asistió a Miss Harris ‘ Florida School, una escuela privada para niñas, de 1944 a 1955.

«No se de qué se trataba la forma en que mis padres nos criaron», dijo Guthrie, «pero nunca tuve la sensación de que no podía ser esto o aquello porque era una niña. Nunca me presionaron con la idea de que lo mejor era casarme y criar hijos that que no había otra opción.»A los 13 años, comenzó a tomar clases de vuelo, instruidas por su padre; a los 16, hizo su primer salto en paracaídas. Obtuvo su licencia de piloto a los 17 años y su licencia de instructor a los 21. Se convirtió en una mujer esbelta, articulada, pero de habla suave que pretendía hacer una carrera en la física, a veces se preguntaba sobre su afinidad por las llamadas actividades masculinas. Finalmente, concluyó que eran los desafíos que le gustaban y que todos sus intereses eran intrínsecamente emocionantes.

Después de la escuela secundaria, Guthrie asistió a la Universidad de Michigan, donde recibió un B.Sc en física en 1960. Ese año, se convirtió en ingeniera de investigación y desarrollo aeroespacial para Republic Aviation Corporation, Long Island, Nueva York, compró su primer automóvil deportivo, un Jaguar XK 120 usado, y se unió a clubes locales de automóviles deportivos. De 1961 a 1966, mientras estaba en Republic, participó en competiciones de gymkhana, eventos de baja velocidad que enfatizan la conducción de precisión, como concursos en recorridos en zigzag marcados con pilones. En 1962, fue nombrada campeona de la gymkhana femenina de Long Island. Para entonces, Guthrie había descubierto las carreras de autos deportivos y compró un Jaguar XK 140 usado preparado expresamente para las carreras. Pasó las pruebas para licencias de competencia del Club de Autos Deportivos de Long Island y el Club de Autos Deportivos de América (SCCA) y terminó tercera en su carrera de escuela de conductores contra corbetas más rápidas. (En 1965, también pasó la primera ronda de pruebas de la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio para convertirse en astronauta, una de las cuatro mujeres que la aprobaron, pero carecía del doctorado o la experiencia necesarios para avanzar más con la NASA.)

De 1964 a 1970, Guthrie terminó nueve veces consecutivas en las Tres Grandes carreras de resistencia de autos deportivos estadounidenses: el Watkins Glen de 6 horas, el Sebring de 12 horas y el Daytona de 24 horas. En Watkins Glen, Nueva York, en 1964 y 1965, terminó segunda en su clase, y en 1964 fue sexta en la general en los principales eventos de resistencia del país. Solo la mitad de los pilotos que comienzan en esos eventos terminan. Sus premios incluyeron la Copa Gemela Sebring Reye Dreyfus, el Trofeo del Equipo Falstaff, el Trofeo KLG y el Premio Gobernador de Florida. Durante cinco años, condujo para un equipo patrocinado por la Macmillan Ring-Free Oil Company.

Un conductor es un conductor, ya sea hombre o mujer, es irrelevante. Lo esencial está en la mente: concentración, juicio, desapego emocional y deseo.

—Janet Guthrie

En 1967, dejó Republic Aviation Corporation para competir a tiempo completo; al año siguiente, firmó como editora técnica para Sperry Rand Corporation, un trabajo a tiempo parcial que le permitió más tiempo para competir. Para entonces, Guthrie se había hecho conocida por los fanáticos de las carreras, pero prefirió ser vista como una piloto de carreras de automóviles que resultó ser una mujer en lugar de como una mujer piloto de carreras de automóviles. Agotando gravemente sus fondos, Guthrie compró un nuevo Toyota Celica y lo reconstruyó como su propio coche de carreras. Tomó un año, uno que describe como el punto más bajo de su vida, mientras desmontaba el vehículo y lo volvía a armar, en preparación para el programa de carreras de la Serie Challenge 2.5 de 1972. Luego, a finales de 1971, la SCCA canceló la competencia.

Durante los siguientes tres años, Guthrie trabajó a tiempo parcial y corrió con su Toyota en eventos amateurs y profesionales. Ganó el Campeonato de Carreras de Carretera del Atlántico Norte en 1973. En 1975, había competido en 120 carreras, en las que por lo general era la única mujer en participar. Fue un récord excepcional por cualquier cuenta, pero el establecimiento de autos de carreras masculinos aún no estaba ansioso por dejarla entrar. Se acercó a los propietarios de equipos de carreras, representantes de fábrica y otros pilotos, buscando patrocinadores y propietarios con autos dispuestos a dejarla correr. Estaba frustrada, endeudada, y el Toyota Celica ya estaba obsoleto, lo que la obligó a pensar en poner fin a sus carreras.

En octubre de 1975, Guthrie fue a trabajar para Toyota como especialista en información al consumidor, demostrando técnicas de conducción segura. Cuatro meses más tarde, cuando la propuesta finalmente llegó de un equipo establecido de Indianápolis que abrió el camino a las 500 Millas de Indianápolis, Guthrie insistió en una prueba privada. «A menos que el coche fuera lo suficientemente rápido», dijo, » y pudiera hacerlo lo suficientemente rápido, para que tuviéramos una situación viable, nos estrecharíamos la mano y eso sería el fin de todo. Rolla Vollstedt, una diseñadora y constructora de automóviles de campeonato de Oregón, se le había acercado y la quería como conductora de uno de sus autos en Indianápolis. Aunque Guthrie había estado compitiendo durante más de 13 años, manejar un auto Indy de campeonato era diferente. Para ver si estaba a la altura, Vollstedt alquiló el Ontario Speedway en California, una pista casi idéntica a la de Indianápolis para que probara.

Dos semanas antes de que Guthrie volara a California, aterrizó mal mientras hacía ejercicios de salto, rompiéndose un hueso en el pie izquierdo. A medida que se acercaba la fecha de la prueba, su pie todavía estaba hinchado y doloroso y sellado dentro de un yeso que los médicos se negaron a quitar. Siguiendo el consejo de un amigo, empapó el yeso en la bañera y cojeó hasta el aeropuerto con la pierna envuelta en una venda de As. En California, salió del avión con una caminata constante, en caso de que el hombre que la había reclutado estuviera observando.

La pista de Ontario se alquiló por tres días. Viendo a Vollstedt desde los boxes estaba Dick Simon, el piloto senior de su equipo, que quería ver qué tipo de sensación tenía este nuevo piloto para las carreras. Al tercer día, Guthrie estaba promediando 172,5 millas por hora en la pista de dos millas y media. Un ejemplo menor de la preparación necesaria para las 500 Millas de Indianápolis fue aprender a «montar el muro».»Para ver lo cerca que podía llegar a la pared en las curvas, Guthrie colocó una varilla de metal de cuatro pulgadas en su automóvil y se acercó cada vez más a la pared con banqueta hasta que pudo escuchar el chirrido del metal.

En un momento dado, después de hacer algunos ajustes en el coche sin el conocimiento de Guthrie, Vollstedt y Simon esperaron su reacción. Su reconocimiento inmediato de los cambios dejó impresionados a ambos hombres, así como a los representantes de Bryant Heating and Cooling, la compañía patrocinadora del coche. Todavía nadie sabía que conducía con un pie roto. Un mes más tarde, Rolla Vollstedt presentó su formulario de inscripción para las 500 Millas de Indianápolis, enumerando a Janet Guthrie como una de sus dos pilotos.

Su primera carrera en el circuito Indy-car fue el Trenton (NJ) 200 el 2 de mayo de 1976, en la Especial de Bryant. En una conferencia de prensa antes de la carrera, se tomó una fotografía con el campeón de Indy, Johnny Rutherford, una sorpresa bienvenida después de meses de hostilidad y problemas de quienes todavía hablan de «mujeres conductoras».»Algunos conductores afirmaron que una mujer no podía manejar un coche de carreras a 200 millas por hora. Aunque Guthrie también fue bienvenida por A. J. Foyt, Bobby Unser llamó a su presencia un truco publicitario, diciendo que se disculparía si calificaba en Indianápolis. (Ella lo hizo; él no. Unser, un conductor que nunca la había visto conducir, afirmó que podía «llevar a un autoestopista» y enseñarle a conducir mejor que Janet Guthrie.

Al día siguiente, el New York Times publicó un relato de su carrera contra Foyt, Rutherford y Gordon Johncock. El coche de Unser se había averiado en las pruebas matutinas.

En la zona de boxes de Trenton International Speedway, mecánicos vestidos con ropa ignífuga jugaron con el coche de carreras azul vacío. Sobre el asiento, un casco de conductor blanco tenía» JAN » marcado con cinta adhesiva a cada lado. En la parte posterior del casco había cuatro pequeñas tiras de identificación: Janet Guthrie. Tipo De Sangre O Plus, Último Tétanos 2-75, Sin alergias. Después de competir en eventos de autos deportivos durante 13 años, el físico de 38 años estaba a punto de convertirse en un «debutante en asbesto».»Con un rugido, los coches bajaron por el gris de inmediato frente a la tribuna.Vuelta tras vuelta, Janet Guthrie avanzaba. Poco después de su primera parada en boxes para repostar, uno de sus boxes

la tripulación comenzó a gritar. «Va a volver», gritaba. «No pude oír por qué, pero está regresando.»La barbilla de su casco se había aflojado.

«De todas las cosas tontas que nunca me habían pasado en mi vida», dijo más tarde. «Ese sorbo de Gatorade en el foso fue suficiente para aflojar la hebilla.»

Guthrie terminó 15º en un campo de 22 en Trenton, forzado a salir por una rotura de caja de cambios; pero fue lo suficientemente bueno como para intentar el Indy 500. A pesar de que pasó la prueba de novata en las pruebas de Indianápolis, el coche de Vollstedt no fue lo suficientemente rápido como para clasificarse. Cuando A. J. Foyt la dejó conducir su auto de respaldo en la práctica, demostró que era lo suficientemente rápida como para calificar, pero pensó mejor en dejarla usarla.

Compensar su decepción en Indianápolis fue la oportunidad de convertirse en la primera mujer en competir en un gran evento nacional de superspeedway patrocinado por la Asociación Nacional de Carreras de Autos de Stock (NASCAR). Sólo unas pocas mujeres habían competido en las pistas de cuarto y media milla en la década de 1940, antes de la construcción de la primera superspeedway en Darlington. Admiradores de Guthrie en Carolina del Norte se encargaron de que pudiera competir en el Charlotte World 600 el 30 de mayo de 1976. En un Chevrolet Laguna de 1975 proporcionado por Lynda Ferreri, una ejecutiva de banco, y afinado por el veterano mecánico Ralph Moody, Guthrie llegó de la posición 27 para terminar 15. Por completar las 600 millas sin un conductor de socorro, ganó el premio Curtis Turner. Pasando a otros cinco eventos de NASCAR en 1976, Guthrie terminó 15 en dos ocasiones y ganó 8 8,179 en premios. En la carrera de autos de stock Daytona 500 en febrero de 1977, fue la Mejor novata.

En 1977, Vollstedt proporcionó a Guthrie un coche nuevo y más rápido, el Lightning, para otro asalto al Indy 500. En una carrera de práctica en el circuito de Indianápolis el 10 de mayo, se estrelló contra una pared segundos después de que se registrara a 191 mph. Aun así, se recuperó y reparó su automóvil a tiempo para las calificaciones de Indy, que aprobó con un promedio de cuatro vueltas de 188.403 millas por hora.

El 29 de mayo de 1977, el presidente del Indianápolis Motor Speedway, en su última llamada a los pilotos que comenzaban las 500, hizo la famosa declaración: «En compañía de la primera dama en calificar para las 500 millas de Indianápolis—caballeros, enciendan sus motores.»Durante la carrera histórica, un problema con el motor obligó a Guthrie a hacer ocho paradas en boxes para reparaciones. Completó 27 vueltas de 200 para terminar en el puesto 29. Pero aunque nadie podía disputar su historial al volante, aunque había demostrado que podía conducir con los mejores, los escépticos no debían ser silenciados hasta 1978.

Para el resto de 1977, compitió por Novata del Año en NASCAR, tomando la Primera posición de Novata en cinco carreras. En el coche de Vollstedt, compitió en las otras dos carreras de 500 millas del U. S. Auto Club (USAC), llegando a la octava posición en Ontario. «No hay duda de su capacidad para competir con nosotros», dijo Cale Yarborough, la actual campeona de NASCAR. «Lo ha hecho en el que es el circuito de carreras más competitivo del mundo.»Pero Guthrie aún no tenía patrocinador. Desanimada, en marzo de 1978, admitió en una entrevista televisiva que probablemente no estaría en Indianápolis ese año. Ese mismo día, Texaco aceptó patrocinarla, un mes antes de la carrera de Indianápolis de 1978. Esta vez, su coche era más fiable. Guthrie formó su propio equipo y se clasificó para la carrera en el puesto 15, con un promedio de cuatro vueltas de 190.325.

El 28 de mayo de 1978, en el Texaco Star, un «Wildcat» construido por George Bignotti, Guthrie corrió en Indianápolis con una muñeca derecha rota. Su estrategia era mantener un ritmo conservador al principio y terminar fuerte. Poco a poco mejoró su posición, un movimiento que pasó desapercibido para los locutores de radio y televisión. Mientras que muchos pilotos se retiraron por problemas con el coche, más de 400.000 vieron el primer puesto de Al Unser y la finalización de Janet Guthrie de lo que se describió como una carrera inteligente y bien planeada. Terminó novena, entre los diez primeros, la primera mujer en completar las 500 Millas de Indianápolis, derrotando de nuevo a algunos de los mejores pilotos del mundo. El premio fue de casi $25,000.

«Espero que esto termine con el sinsentido de una vez por todas de que una mujer no puede competir en estos autos», dijo a la prensa:

Nadie prestaría atención al hecho de que había estado corriendo 500 millas en autos comunes, un trabajo mucho más difícil que este físicamente, aunque estos autos exigen precisión total, lo cual es agotador mentalmente. Solo recuerda, también, que el conductor es la parte más visible del equipo. Pero la tripulación es lo más importante. Tenía, creo, el mejor equipo en el Callejón de la Gasolina.

El traje de conductor y el casco de Janet Guthrie de 1978 en las 500 Millas de Indianápolis se encuentran en el Instituto Smithsoniano de Washington, y es miembro del Salón de la Fama Internacional de Deportes Femeninos. Hay «muy poco en la vida civilizada que exija todo lo que tienes intelectual, física y emocionalmente», dijo Guthrie. «Las carreras de autos exigen todo esto y más. Conducir es vivir. Es una vida agresiva en lugar de pasiva.»

fuentes:

Correspondencia con Janet Guthrie, 1995.

Biografía actual. NY: H. W. Wilson, 1978, p. 183.

Davidson, Judith A. Biographical Dictionary of American Sports. Editado por David L. Porter. Westport, CT: Greenwood Press, 1988.

Eskenazi, Gerald. «Es Una Mujer Contra 70 Hombres Por Las Literas De Indy», en El Servicio Biográfico del New York Times. 10 de marzo de 1976, p. 353.

«Janet and Gentlemen, Enciendan sus Motores», en el Servicio Biográfico del New York Times. 3 de mayo de 1976, p. 697.

Olney, Ross R. Janet Guthrie, Primera Mujer en competir en Indy. NY: Harvey House, 1978.

lectura sugerida:

Fox, Mary Virginia. Janet Guthrie: El pie al suelo. Minneapolis, MN: Dillon Press, 1991.

Hahn, James, y Lynn Hahn. Janet Guthrie: Campeona de Carreras. St. Paul, MN: EMC Corp, 1978.

Robison, Nancy. Janet Guthrie: Piloto de Carreras. Chicago, IL: Children’s Press, 1979.

Susan Slosberg, Profesora Adjunta de Relaciones Públicas en Baruch College y escritora independiente, New Rochelle, Nueva York

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.